Empoderar, empoderamiento… ¡Empodérate!

Empoderar es el objetivo de mi artículo de este mes de junio de la Revista Más Mujer, en todas sus acepciones. Una palabra de origen anglosajón –empowerment– que alude a un concepto que debería estar cada vez más presente en nuestras vidas.

empoderarse Empodérate y lidera tu vida

El liderazgo no sólo está asociado al mundo profesional o al mando, sino que tiene que ver con nuestra capacidad para influir en nuestra vida y en la de los demás. En lo cotidiano, continuamente necesitamos ceder, negociar y poner límites, aspectos que son clave para una vida plena. Al fin y al cabo, vivimos en un mundo relacional.
Nuestra vida mejora cuando somos capaces llegar a acuerdos creativos con los demás, que beneficien a todas las partes, cuando somos capaces de llegar a soluciones compatibles con otras realidades, con empatía, valores y autenticidad. Si avanzamos con ese talante, a medida que caminamos, irán apareciendo nuevos espacios para compartir y crecer, lo que incrementará nuestro liderazgo en una especie de bucle beneficioso.

A nivel individual, podemos desarrollar el liderazgo (autoliderazgo), actuando sobre diversos aspectos. Uno de ellos es la toma decisiones, que es lo mejor que podemos “tomar” para ser felices. Para ello, necesitamos motivación, sentir que lo que ocurre depende de nosotros y, en definitiva, empoderarnos.

Locus de control

En psicología existe un concepto que se denomina locus de control (Rotter, 1966), que me parece muy útil para entender este anglicismo tan de moda: empoderar. Si una persona cree que lo que le acontece tiene que ver con su actitud, acciones y personalidad, se dice que tiene locus de control interno. Cuando, en cambio, la persona interpreta que es una cuestión del azar o de la suerte, se dice que su locus de control es externo. Creer que no tenemos control sobre los acontecimientos, nos vacía de poder, mientras que creer que podemos cambiarlos, nos empodera.

El locus de control es una creencia interna muy arraigada, que hace que las personas se sientan capaces de liderar su vida o no. Por lo tanto, es el primer factor sobre el que actuar si pretendemos empoderarnos o empoderar a otros. No es fácil actuar sobre una creencia, pero se puede. Lo más importante es aprender a distinguir con claridad lo que depende de nosotros y lo que no, lo que podemos cambiar, pero las reglas del juego no nos lo permiten. Todo un arte. Entonces podremos enfocarnos en lo que sí depende de nosotros e influir en que las reglas del juego de la organización, sociedad o empresa en las que estamos inmersos nos empoderen y dejen de limitarnos.

Empoderamiento, locus de control y foco

Una persona estará empoderada, es decir, completamente motivada para ejercer su liderazgo y tomar las riendas de su vida, cuando su locus de control interno esté activado. Además, el entorno en el que está inmersa no debe limitar su capacidad de decisión y actuación. Sólo entonces, la persona podrá enfocarse en su propósito y llevar las riendas de su propia vida.
El propósito es una pulsión, pura conexión con lo que queremos, pero la motivación es el motor y se alimenta del empoderamiento. Es la que nos proporciona la energía necesaria para activar toda nuestra creatividad al servicio de ése propósito.

El empoderamiento empieza en ti, ¿te animas a ejercerlo?

Feliç Sant Jordi 2019!

Feliç Diada de Sant Jordi 2019!

«Pasaporte a la Reinvención» hoy es GRATIS, porque estamos de celebración. Aprovecha para dar el primer paso a tu reinvención hoy y ¡descárgate GRATIS el eBook!

Por Sant Jordi 2019 y durante una semana, puedes descargar mi libro al final de este artículo. Sólo tienes que hacer clic en el botón (promoción válida únicamente durante una semana).

¡Feliz día del libro 2019!

Si no llegas a tiempo a la promoción, puedes comprarlo ta continuación. Te aseguro que te va a gustar…

Compra el eBook aquí

De Sororidad y Abejas Reinas

Mi artículo de este mes de marzo de la Revista Más Mujer está dedicado a dos conceptos muy actuales en la luchas por la igualdad real: De Sororidad y Abejas Reinas. Espero que lo disfrutes, es mi aportación al Día de la Mujer Trabajadora.

de sororidad y abejas reinas Sororidad y otros síndromes

Creo en el significado de las palabras y en su poder para conducir nuestro camino, tanto individual como colectivo. Por eso, al hablar en mi artículo anterior de la postverdad (palabra del año de 2016) decidí hacer una especie de brindis al sol y desearle una palabra mejor al año 2018. En ese momento, todavía no se sabía que sororidad aparecería como candidata en todas las listas, aunque finalmente sólo resultara elegida como el neologismo de 2018 en Catalunya, por el IEC -Institut d’Estudis Catalans (sororitat). Esa circunstancia, me pareció todo un regalo en un año clave para el feminismo, en el que la RAE, por fin, decidió incluir sororidad en su diccionario, tras años de insistencia.

¿Qué significa sororidad?

Sororidad significa solidaridad y concordia entre mujeres, lo que implica un reconocimiento mutuo plural y colectivo. La palabra se atribuye a Miguel de Unamuno, que en su texto “La tía Tula” planteaba la necesidad, nada menos que en 1921, de disponer de un término equivalente a la palabra fraternal (del latín frater, hermano) para la hermandad femenina, proponiendo para ello sororidad (del latín soror, hermana).

Ha transcurrido mucho tiempo hasta que se ha revindicado su uso cotidiano, algo que hizo la Fundación del español urgente -Fundéu BBVA- en noviembre de 2016, registrándola en su web como “relación de solidaridad entre mujeres basada en motivos sociales, éticos o profesionales.” No obstante, según el IEC, ha sido en 2018 cuando se ha empezado a utilizar la palabra socialmente y, desde luego, pude constatarlo en primera persona en Barcelona, durante la Huelga Feminista de 2018, donde también me llamó la atención otro concepto: el síndrome de la Abeja Reina.

¿Qué tiene que ver la Sororidad con el síndrome de la Abeja Reina?

A raíz de la publicación del contramanifiesto a la Huelga Feminista firmado por varias mujeres de éxito, obviando estadísticas y negando la estructura social y discriminatoria que padecen las mujeres, declaraba la socióloga Cristina Hernández: El síndrome de la Abeja Reina lo padecen algunas mujeres con éxito en ámbitos masculinos que reniegan de la sororidad, sin ninguna conciencia de grupo. Como ellas han llegado al poder, creen que todas pueden hacerlo, olvidando los obstáculos de clase social y género que sufre el resto“. Me pareció muy revelador y, desde luego, todo lo contrario a la Sororidad.

Sororidad es contribuir al empoderamiento de la mujer desde cualquier circunstancia, incluida la de éxito personal o profesional. Por eso, me produce una gran satisfacción escuchar declaraciones como las de Ana Botín, presidenta ejecutiva del Banco Santander, capaces de trascender su situación individual en pro de esa conciencia de grupo: “Hoy soy consciente de que decir las cosas públicamente, de forma solidaria con otras mujeres, tiene el poder de cambiar. Soy consciente de estar en una posición privilegiada para hacerlo. Así que, cuando hablo, no lo hago solo por mí misma. Lo hago, junto con la gran mayoría de los hombres que nos apoyan, por todas las mujeres. Por eso mi feminismo es ahora público. Y quizá el tuyo también debería serlo.”

Nos enseñaron a ser rivales, pero decidimos ser aliadas. ¡Sigamos adelante!

¿Qué es el edadismo laboral?

edadismoEdadismo Laboral

El edadismo se manifiesta en muchos ámbitos, entre los que está el laboral, y consiste en la discriminación por prejuicios y estereotipos relacionados con la edad. En mi artículo publicado en Cajasiete con tu Negocio el pasado 3 de enero, puedes leer sobre este concepto en detalle y quizá inspirarte sobre la mejor manera de combatirlo, porque afecta a distintas franjas de edad.

Por lo que respecta a los más senior, me sorprende que muchas ofertas laborales indiquen: abstenerse mayores de 45, o de 50, o de 55… Pero, ¿cómo es posible? En 2050, la edad media de los europeos será de 53 años (frente a los 37 actuales, según datos de la Unión Europea) y la esperanza de vida alcanzará los 80 años. ¿Nos podemos permitir ese sesgo? ¿Se lo pueden permitir las empresas?

La esperanza de vida crece, la edad de jubilación se retrasa y sin embargo, despreciamos la experiencia.

Si estás en esa circunstancia, te animo a apostar por tu talento y  por lo aprendido, a ser creativo con tu experiencia, a reinventarte y a practicar el networking. La experiencia es valiosa y es tu mayor activo, no permitas que la menosprecien… Es uno de los principales factores que afecta a tu empleabilidad y está estrechamente ligada con tu Talento, tengas la edad que tengas.

 

¡Feliz Navidad 2018!

Te deseo que celebres esta NAVIDAD 2018 con MUCHA FELICIDAD y que te acuerdes de ponerle también VALORES a tu árbol, para construir juntos el futuro que todos deseamos para el mundo.

¡PAZ, AMOR Y FELIZ AÑO 2019!

via GIPHY

Retórica, Storytelling y POSTVERDAD

Mi artículo de este mes de diciembre de la Revista Más Mujer está dedicado a la POSTVERDAD, pero también al deseo de recuparar los VALORES y actuar conforme a ellos, en cualquier ámbito.

POSTVERDADRetórica, storytelling y POSTVERDAD

Las claves para elaborar un buen discurso persuasivo fueron analizadas y descritas por Aristóteles en su libro Retórica, hace ya 2.300 años, y  sus elementos continúan vigentes en el arte de convencer o de conseguir impacto sobre una audiencia:

  • ETHOS: generación de confianza y credibilidad.
  • PATHOS: establecimiento de conexión emocional con la audiencia.
  • LOGOS: razonamiento lógico convincente, basado en hechos y realidades.

Los tres elementos están presentes en cualquier discurso elaborado que se precie, aunque es en el segundo en el que se centran casi todos los relatos políticos y publicitarios actuales.

Postverdad y emociones

Conectar con las emociones de la audiencia es fundamental y se consigue empatizando con ella desde la vulnerabilidad. Para ello, dos recursos muy útiles son la capacidad para contar historias o anécdotas personales (storytelling) y el buen uso de las metáforas para simplificar o ejemplificar los conceptos más complejos.

En definitiva, se trata de elaborar un relato que cuente cómo y por qué la vida cambia a raíz de un incidente desencadenante que ha distorsionado nuestro equilibrio. De centrarse en el porqué, que es el que nos conecta emocionalmente con los demás, porque la argumentación desde esa vulnerabilidad de seres humanos es la que genera emoción y empatía. Por eso, nuestra razón de ser es el cemento que sustenta una buena historia, encandilando a la audiencia y convocando el coraje necesario para seguir adelante.

Hacer un buen uso de la retórica tiene que ver con nuestros valores y ética personal, más que con sus elementos. Invocar a la emoción, en sí mismo, no es ni bueno ni malo. Nuestro relato emocional puede estar basado en los hechos objetivos o sólo en nuestra verdad (LOGOS), puede basarse en la ética o en la manipulación de creencias (ETHOS); pero si consigue movilizar a nuestros interlocutores, de algún modo, funciona. Si el relato está bien hilado y apela a una emoción colectiva, se convierte en verdad absoluta para una buena parte de la audiencia, aunque el razonamiento sea sesgado e incluso nuestro oyente tenga consciencia de ese sesgo.

Postverdad como palabra del año

Ya en la Antigua Grecia se había señalado el estudio de la retórica –e incluso a la poesía- como un instrumento de demagogia, tal y como sucede ahora con la postverdad. Vinculamos la manipulación actual de los medios a la postverdad (post-truth), una palabra que fue elegida como palabra del año en 2016, a raíz de la elección de Donald Trump, cuando se empezó a hablar también de noticias falsas (fake news), pero viene de muy atrás… Sólo que entonces, se evidenció más que nunca el poder de manipulación de la información sobre nuestras emociones e intenciones.

El problema no está en la retórica, ni en el storytelling -que es extremadamente útil en muchos contextos- ni siquiera en la postverdad, que en muchas ocasiones está en nuestra mano cuestionar y desenmascarar. La cuestión está en el mal uso de esos recursos emocionales, en la falta de ética y en la ausencia de valores.

¿Qué palabra del año deseas para 2019? Yo deseo VALORES para este mundo nuestro…  ¡Felices fiestas!

Disrupción en la Empresa

disrupciónDisrupción en la empresa

Se habla mucho de disrupción tecnológica y de mercado, pero ¿cómo podemos abordarlas a nivel de organización? ¿Cómo son las organizaciones disruptivas? Este es el concepto que trato en «Organizaciones disruptivas», mi artículo publicado en el blog «Cajasiete con tu Negocio» (septiembre).

Innovación y disrupción

La propia empresa, ante una innovación acelerada, es la que se encarga de neutralizarla. Es natural, la experiencia y el know how juegan en contra de las tendencias disruptivas y aparece la resistencia al cambio, ante lo que se percibe como un disparate. ¿Cómo organizarnos entonces? Se necesitan sensores fuera de la compañía, en contacto con el mercado, capaces de percibir las tendencias, para así anticipar los cambios y compensar la inercia. Se requieren elementos en la organización que trabajen con alto grado de libertad, sin restricciones.

¿El FOCO? Clave para una vida plena

El FOCO tiene más importancia de la que le hemos concedido. Hemos trabajado muchos años sometidos a la dictadura del multitasking (multitarea), como si fuera la panacea. Ahora, hiperconectados con la ayuda de la tecnología, nos hemos dado cuenta de que esta forma de funcionar nos aporta dispersión y hace que, en muchas ocasiones, asignemos mal nuestras prioridades, alejándonos de nuestro propósito… Por eso, mi artículo de este mes de septiembre de la Revista Más Mujer está dedicado a la importancia de un enfoque selectivo para conseguir una vida plena.

FOCOEl FOCO es clave para una vida plena

La atención influye en nuestra forma de ir por la vida y, según Daniel Goleman (en cuyo libro Focus se inspira este artículo), para conseguir una vida plena, es importante aplicarla en tres ámbitos diferentes: el mundo externo, el mundo interno y el mundo de los demás.

El foco interno es el timón que guía nuestras elecciones, siempre conectado con nuestra esencia, valores e intuición. El foco externo es la brújula que necesitamos para no perdernos y navegar en el mundo que nos rodea. Por último, el foco en los demás es el que nos facilita los compañeros de viaje que nos permiten mejorar nuestras relaciones, aprendizajes y experiencias.

Cuando realizamos una actividad, sea o no laboral, lo óptimo es hacerlo en un estado de armonía a nivel cerebral porque se acentúa la interconexión entre las diferentes regiones de nuestro cerebro. Es decir, se activan los circuitos neuronales necesarios para la actividad y se silencian los que son irrelevantes para la misma. Esta genialidad de nuestra fisiología facilita la atención selectiva y nuestra conexión con las exigencias del momento, desplegando al máximo nuestra creatividad y conduciéndonos hacia la excelencia.

¿En qué nos afecta el foco?

Cuanto más intensa es nuestra atención selectiva, más podremos sumirnos en lo que estemos haciendo y más nos aproximamos al estado de flujo (sobre el que ya escribí en este espacio en otra ocasión). Esto tiene que ver con la conexión plena con lo que hacemos en ese momento y requiere, en primer lugar, disfrutar de ello (conexión interna). Si no somos capaces de conseguirlo en nuestro entorno laboral, cambiar de trabajo puede ser una opción, pero no es la única. Otra opción es involucrarnos en tareas cuya exigencia se aproxime al límite superior de nuestras habilidades, si excederlo, y, desde luego, cambiemos o no, es importante hacer algo que nos apasione, porque la motivación impulsa el estado de flujo.

En un mismo ambiente de trabajo, los profesionales se pueden encontrar en estados cerebrales muy diferentes: plenamente motivados, fantaseando y perdiendo el tiempo, en un estado de bloqueo, en situación de agotamiento, etc. Acercar a los profesionales desmotivados al estado de flujo no es fácil y requerirá incidir en la motivación y el entusiasmo, centrarse en un objetivo compartido que renueve el compromiso y añadirle una pizca de desafío.

La conciencia de una vida plena tiene que ver con esa forma de vivir cada momento, y se consigue a través de la motivación por todo lo que hacemos y de la capacidad de enfocarnos en el momento presente. Tiene que ver con la forma en que organizamos nuestro tiempo y con nuestras elecciones en el día a día, en las que es tan importante decidir qué hacer, como decidir qué no hacer, en coherencia con nuestro triple foco.

Enfócate en el momento y disfruta de cada instante, ¡enriquecerás tu vida!

¿Aprendizaje invisible y trabajo?

aprendizaje invisibleAprendizaje invisible

Se genera fuera de los circuitos  tradicionales de educación y es fundamental en el desarrollo profesional. Por eso, el concepto es el foco de mi artículo publicado en el blog de «Cajasiete con tu Negocio» de este mes de junio: «Aprendizaje invisible y futuros profesionales».

Relación entre futuro laboral y aprendizaje

Se trata de un desarrollo intuitivo e informal, capaz de descubrirte tu valor diferencial. Te proporciona una perspectiva más alta sobre tus habilidades, competencias y talento.  De ese modo, te proporciona unos matices que serán clave para tu futuro laboral, incluso para opciones desconocidas. Despliega todo un abanico de posibilidades que incrementan tu valor y tu potencial profesional:

Aprendizaje Invisible

¿Para qué sirve el EGO?

El EGO nos acompaña, en mayor o menor medida, durante toda nuestra vida y le tenemos cierto apego. Tiene su razón de ser y te ha protegido durante una etapa de tu vida, aunque quizá ya no lo necesites… Mi artículo de este mes de junio de la Revista Más Mujer está dedicado a él, para ayudarte a entenderlo y trascenderlo, ¿o no?

 para qué sirve el EGO

¿Para qué sirve el EGO?

En general, tendemos a demonizar el ego y sin ánimo de enaltecerlo, tiene su razón de ser. Dice Jung que en la primera parte de nuestra vida desarrollamos un ego fuerte para sobrevivir al mundo exterior. Después, si logramos hacerlo con éxito, dedicamos la segunda parte a distanciarnos de él. De ese modo, recuperamos nuestra personalidad más intrínseca –el self. Es decir, la personalidad innata y única que nos cuesta toda una vida desarrollar, aquella en la que nos acabamos convirtiendo. Así que, en cierto modo, parece que el ego tiene su utilidad, aunque sólo sea para trascenderlo.

Jung denomina individuación a ese camino de superación que nos permite avanzar desde el ego para reconectar con nuestra esencia originaria. A modo de ejemplo, puede darse el caso de que una persona esté tan identificada con su profesión o con la función que ha asumido en la vida, que la percibe como identidad. Sea padre, madre, político o ingeniero, olvida su identidad única y asume que ésa es la auténtica.

En realidad, se trata de un estereotipo. Es una identidad colectiva que le asocia a un rol concreto en el que se siente cómodo (máscara) mientras se proyecta la sombra ante determinadas situaciones y ante otros. Esa sombra es la que esconde todo aquello a lo que ha renunciado, quedando sumergido en el inconsciente. Tanto, que no se manifestará a nivel consciente hasta que aparezca una situación difícil o hasta que, por algún motivo, esa persona pierda el interés por lo que hace.

Trascender el EGO cambia nuestra vida

Se necesita armarse de valor para enfrentar la sombra y ése es el inicio de la individuación. Por eso, al hacerlo es inevitable que cambie nuestra vida. Al identificar nuestras proyecciones e irlas eliminando una a una, tomamos conciencia de que ciertos rasgos no deseados de nuestra personalidad que nos pertenecen y accedemos a una nueva fase de nuestro desarrollo personal y profesional. Cada persona tendrá sus tiempos, así que no te tomes al pie de la letra lo de la segunda parte de la vida, sólo atiende tu momento. Lo importante es que seas capaz de redescubrirte cada vez que se haga necesario.

Somos nuestra esencia y nuestra sombra, y también aquel ego fuerte que construimos un día para sobrevivir en el mundo. Dice Ramiro A. Calle: “Mirarse no es analizarse, justificarse o recriminarse. Es tratar de verse como uno es y no como querrías o nos fuerzan a ser. Es dialogar con nuestro yo real, pero sin palabras ni conceptos.”

Atrévete con la sombra de tu ego porque te conduce a tu self. Ése que en el fondo siempre estuvo ahí y conoce tu propósito de vida. La luz que ilumina tu camino, convirtiendo la vida en un recorrido gratificante y repleto de sentido.

 

Feliç Sant Jordi 2018!

Sant Jordi 2018

Feliç Diada de Sant Jordi 2018!

¡Feliz Día del Libro!

Este Sant Jordi 2018, «Pasaporte a la Reinvención» acude a su cita contigo para ofrecerte su libro, una vez más.

Aprovecha para dar el primer paso. Si quieres leer la novela e inspirarte o deseas empezar a sumergirte en un mundo nuevo: cambio, reinvención o viaje iniciático. ¡Descárgate el eBook GRATIS hoy!

Sólo tienes que hacer clic en el botón (promoción válida los días 23 y 24 de abril) y descargarlo, o comprarlo si no llegaras a tiempo a la promoción.

Te aseguro que te va a gustar…

Compra el eBook aquí

¿Feminismo? Igualdad de oportunidades

feminismo es igualdad Feminismo y trabajo

El feminismo es igualdad de oportunidades, a todo nivel. Esta afirmación tan sencilla como compleja es la que inspira mi artículo publicado en el blog de «Cajasiete con tu Negocio» un día tan señalado como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora de 2018: «Igualdad de oportunidades laborales y feminismo».

Contexto de la #huelgafeminista

Este año, se ha convocado una #huelgafeminista que promete convertir la jornada en histórica, con grandes movilizaciones sin precedentes en este ámbito.

Ha llegado el momento. Se requiere un salto cuántico hacia la #igualdadreal, para materializar la transformación que, por fin, estamos experimentando. Nos merecemos como sociedad esa transformación que nos conducirá a una verdadera equiparación profesional y salarial real.

feminismo es igualdad de oportunidades

El camino y el presente

El camino es la mejor guía para aprender fluir con el momento presente. Por eso, mi artículo de este mes de marzo de la Revista Más Mujer, está dedicado a él, porque es el maestro que nos conecta con la realidad y con nuestro propósito. 

el camino

La importancia del camino

Me dedico a acompañar a las personas en el camino hacia lo que les gusta, sepan o no sepan adónde les dirige o se dirigen. Me apasiona este trabajo, aunque sé que la verdadera magia la produce el camino y no yo, que soy una mera catalizadora de un proceso que, afortunadamente, siempre es único y personal.

Todos los procesos de cambio guardan grandes analogías y atraviesan las mismas etapas, pero cada uno de ellos se diferencia en la mochila, en las circunstancias y en la forma de experimentar las vivencias desde la perspectiva única de cada cual, afectada por antecedentes, percepciones, emociones y sensaciones. Por eso, para mí es todo un regalo relacionarme con personas en busca de respuestas, porque la aventura está garantizada.

Algunas personas muestran más interés por la salida que por la aventura en sí. Necesitan que se la confirme con impaciencia. En realidad, esperan que alguien les ahorre un esfuerzo que perciben como sufrimiento, necesitan que alguien les revele la solución que en realidad llevan dentro, en mismo lugar que se despertó su búsqueda. Lo importante no es acabar, salir o llegar, sino dar ese primer paso y empezar a caminar de verdad con ritmo. El propio, pero al fin y al cabo ritmo, sólo ocupados de dar un paso tras otro.

Empezar el camino es comprometerse…

y observar lo que sucede con nosotros, con los que nos rodean y con los avatares del recorrido. Es poder corregir, si se tercia. Percibir lo que nos aporta y como nos afecta la travesía. Aprender de lo que nos muestra el recorrido, incluso cuando es doloroso. Nadie puede darte las respuestas, ni ahorrarte el viaje. Cuando tomamos conciencia de eso, es cuando todo empieza a suceder.

Hay caminos intrigantes, atrayentes y enigmáticos, que apetece recorrer, aunque nos inspiren respeto o incluso miedo. Sin embargo, también los hay inciertos, dolorosos o incluso penosos y no elegidos, que nos producen pereza o aversión. Si podemos elegir, elijamos, pero si no podemos, avancemos simplemente.

Me recuerdo a mí misma diciéndo en una ocasión: no quiero que esto pase, no quiero volver a vivirlo… Y mientras lo decía, sabía que “esto” ya era una realidad y que no había otra posibilidad que avanzar, aunque no me resultara fácil. Toda una bendición, porque no resultó tan duro como esperaba y me di cuenta de que las experiencias anteriores me habían servido para algo. Esa es la realidad del cambio, cuando se trata de una búsqueda o evolución, que siempre es para mejor, y cuando constatas esa realidad, ya no deseas parar.

Caminar nos enseña a desarrollar el coraje necesario, a compensar el miedo o la pereza, a renovar nuestro compromiso personal con la vida en cada etapa. Por eso, ocúpate sólo de eso y ¡déjate acompañar! Porque acelerarás tu propio proceso de cambio, ése que sólo a ti te pertenece.

“Sea lo que sea que puedas o sueñes que puedes hacer, ¡comiénzalo ya! Porque el atrevimiento posee genio, poder y magia.” Goethe

¿Trabajo líquido? Modernidad Líquida en lo laboral

Mi artículo sobre el contexto laboral de nuestro tiempo, publicado en «Cajasiete con tu negocio» el 14 de diciembre, se basa en las teorías de Zygmunt Bauman y en el concepto de Modernidad Líquida, que se extrapola al ámbito laboral como Trabajo Líquido.

Modernidad Líquida y Trabajo Líquido¿Qué es la Modernidad Líquida?

Es un período enmarcado en las cuatro Edades de la Historia:

  • Antigua (Época Clásica): desde la aparición de la escritura, hasta la caída del Imperio Romano de Occidente (476 d. C., siglo V).
  • Edad Media: época aislada e intelectualmente oscura que comprende hasta el descubrimiento de América (1492, siglo XV).
  • Moderna (Modernidad temprana): empieza con el Renacimiento (recuperando referentes de la Época Clásica) y acaba entre el Terremoto de Lisboa (1755) y la Revolución Francesa (1789, fin siglo XVIII).
  • Contemporánea (o Modernidad tardía): hasta la fecha y en ella se enmarcan diversas épocas de interés, como la posmodernidad (segunda mitad del siglo XX, caída del Muro de Berlín).

¿En que se diferencia entre la Modernidad Líquida y Posmodernidad?

Para Zygmunt Bauman la modernidad no ha finalizado, tan sólo ha mutado de sólida a líquida. No contempla la posmodernidad como una época, como ocurre con otras teorías, sino como una filosofía. En el artículo se desarrolla un poco más.

La postmodernidad defiende lo híbrido, la cultura popular y la descentralización de las autoridades intelectuales y científicas. Así que, en muchos aspectos está relacionada con la Modernidad Líquida, que aboga por lo cambiante. Se caracteriza por la desconfianza hacia lo establecido, los grandes relatos y los paradigmas previos. Otra característica de esta etapa, es el compromiso con la innovación, el progreso y la crítica de las vanguardias artísticas, intelectuales y sociales.

Si quieres saber más sobre los paradigmas del contexto laboral actual, no te pierdas el artículo de cajasiete: «El Trabajo es líquido, depende de tí y requiere movimiento».

¡Feliz Navidad 2017!

Por una Navidad 2017 con valores, inspirada por burbujas de Amor y Paz.

¡Felices fiestas!

Publicado en TRANSICIÓN PROFESIONAL por María-José. Sin Comentarios