¿Para qué sirve el EGO?

El EGO nos acompaña, en mayor o menor medida, durante toda nuestra vida y le tenemos cierto apego. Tiene su razón de ser y te ha protegido durante una etapa de tu vida, aunque quizá ya no lo necesites… Mi artículo de este mes de junio de la Revista Más Mujer está dedicado a él, para ayudarte a entenderlo y trascenderlo, ¿o no?

 para qué sirve el EGO

¿Para qué sirve el EGO?

En general, tendemos a demonizar el ego y sin ánimo de enaltecerlo, tiene su razón de ser. Dice Jung que en la primera parte de nuestra vida desarrollamos un ego fuerte para sobrevivir al mundo exterior. Después, si logramos hacerlo con éxito, dedicamos la segunda parte a distanciarnos de él. De ese modo, recuperamos nuestra personalidad más intrínseca –el self. Es decir, la personalidad innata y única que nos cuesta toda una vida desarrollar, aquella en la que nos acabamos convirtiendo. Así que, en cierto modo, parece que el ego tiene su utilidad, aunque sólo sea para trascenderlo.

Jung denomina individuación a ese camino de superación que nos permite avanzar desde el ego para reconectar con nuestra esencia originaria. A modo de ejemplo, puede darse el caso de que una persona esté tan identificada con su profesión o con la función que ha asumido en la vida, que la percibe como identidad. Sea padre, madre, político o ingeniero, olvida su identidad única y asume que ésa es la auténtica.

En realidad, se trata de un estereotipo. Es una identidad colectiva que le asocia a un rol concreto en el que se siente cómodo (máscara) mientras se proyecta la sombra ante determinadas situaciones y ante otros. Esa sombra es la que esconde todo aquello a lo que ha renunciado, quedando sumergido en el inconsciente. Tanto, que no se manifestará a nivel consciente hasta que aparezca una situación difícil o hasta que, por algún motivo, esa persona pierda el interés por lo que hace.

Trascender el EGO cambia nuestra vida

Se necesita armarse de valor para enfrentar la sombra y ése es el inicio de la individuación. Por eso, al hacerlo es inevitable que cambie nuestra vida. Al identificar nuestras proyecciones e irlas eliminando una a una, tomamos conciencia de que ciertos rasgos no deseados de nuestra personalidad que nos pertenecen y accedemos a una nueva fase de nuestro desarrollo personal y profesional. Cada persona tendrá sus tiempos, así que no te tomes al pie de la letra lo de la segunda parte de la vida, sólo atiende tu momento. Lo importante es que seas capaz de redescubrirte cada vez que se haga necesario.

Somos nuestra esencia y nuestra sombra, y también aquel ego fuerte que construimos un día para sobrevivir en el mundo. Dice Ramiro A. Calle: “Mirarse no es analizarse, justificarse o recriminarse. Es tratar de verse como uno es y no como querrías o nos fuerzan a ser. Es dialogar con nuestro yo real, pero sin palabras ni conceptos.”

Atrévete con la sombra de tu ego porque te conduce a tu self. Ése que en el fondo siempre estuvo ahí y conoce tu propósito de vida. La luz que ilumina tu camino, convirtiendo la vida en un recorrido gratificante y repleto de sentido.

 

Etiquetas: , , , , ,

Publicar Comentario