Mariposas en la arena, para un cambio de época…

PRESAGIO DE REINVENCIÓNPresagios de un cambio de época

Hoy es el quinto cumpleaños de este blog. Un aniversario agridulce, en el que se sucedieron una serie de  acontecimientos que cambiaron mi vida. Mi Blitz particular, en el que se dieron imprevistos de toda índole: primero sucesivos, después simultáneos, para continuar con otros tantos, como consecuencia de los anteriores.

Todo se inició en un invierno muy convulso que sólo podía ser el presagio del final de una época, como yo misma les dije a unos amigos, lo que se desencadenó el 20 de abril de 2010 en una brusca transición. Ese día que murió mi amiga Núria, mientras yo estaba volcada en el cierre repentino de mi empresa, haciendo cuentas y desmontando aquel despacho que tanto me gustaba en el centro de Barcelona.

Para mi, ese fue el primer día de un nuevo espacio-tiempo, que llegaba orquestado desde los tres meses anteriores, desde otro espacio-tiempo caótico e inhabitable, imposible de estabilizar.

En ese espacio-tiempo nació este blog, con un primer artículo dedicado a Núria, muy breve, porque casi no podía escribir. Sin embargo, fue el más sentido, ilusionada con poder hacerle ese homenaje a su amistad auténtica. Tanto que el artículo fue creciendo con el tiempo, en cada aniversario.

¿Qué quien era Núria? Pues… Mi gran amiga, a lo «Thelma & Loise», o a lo «Tomates verdes Fritos», como tu prefieras. Dos películas con las que nos identificamos cuando las vimos juntas, cuando todavía no sabíamos lo que sería de nuestras vidas. En la primera, ella era Thelma, sin lugar a dudas, y con respecto a la segunda, siempre la identifiqué con Idgie, aunque el tiempo me sacara de mi error, al menos en lo que a la historia se refiere.

Me confundió su vitalidad, con apariencia de eterna, esa que volqué en este blog desde el primer momento y que considero su legado. Quizá por eso este blog se convirtió en mi aliado, y en el elemento resiliente que me condujo a mi segunda reinvención. El espacio dónde pude dar rienda suelta a mis emociones y que me devolvió toda la energía renovadora que necesitaba. ¡Gracias, amiga mía! En realidad este post es un homenaje a tu presencia eterna en mi vida.

Aquel año, todas las estaciones parecieron aliarse para pasar de largo por mi casa. Por eso, y porque fue por primavera, hay una canción de Fito & los Fitipaldis que me resuena cuando dice: «Después de un invierno malo y una mala primavera, dime por qué estás buscando, una lágrima el la arena». Una lágrima que se volvió mariposa, como preámbulo de Reinvención:

«De los grandes naufragios de esas épocas tremendas, surgen las grandes renovaciones, convirtiendo las lágrimas en mariposas.» 

¡Gracias blog! Y… ¡Feliz cumpleaños!

4 Respuestas de "Mariposas en la arena, para un cambio de época…"

Publicar Comentario