2021 será disruptivo

disruptivo

Disruptivo suena fuerte, sin embargo, no es así. Es una nueva página y es importante poner todo lo que está en nuestra mano para que sea a mejor… Te lo cuento en mi artículo de la Revista Mas Mujer de este diciembre atípico, de este año para dejar atrás.

¿Tu propia DISRUPCIÓN para el 2021?

Llevábamos tiempo hablando de una revolución inminente que nunca llegaba, la denominada Revolución de las Cosas, en español, y en inglés, IoT (Internet of Things), disruptiva donde las haya. Sin embargo, no se hizo real hasta que apareció el COVID, ese virus disruptivo.

Disruptivo en el lenguaje porque convirtió términos desconocidos o nuevos en cotidianos: coronavirus, pandemia, confinamiento, hidrogel, desconfinamiento, desescalada, rebrote, segunda oleada, cubrebocas, etc.

Disruptivo en nuestras vidas porque nos la cambió de un día para otro, estableciendo esa distancia física y volcándonos en todo lo online: amigos, familia, trabajo, cursos, compras, eventos, música y las relaciones, ¡más que nunca! Afectando a nuestra forma de vivir.

Disruptivo tecnológicamente porque la tecnología se convirtió en nuestra aliada, como animales sociales que somos.  De ahí el boom de zoom, valga la redundancia, y de tantas otras cosas. Tocaba abrir camino, sin prisa y sin pausa, más que nunca. Tocaba reinventar la forma de trabajar, de relacionarnos y de disfrutar de nuestro ocio, rodeados de tecnología.

Aparecieron nuevos anuncios, señales de nuevas tendencias, con nuevas formas de vida más centradas en el hogar, aunque reconozco que muchos de ellos me aburren un montón porque sigo prefiriendo salir y viajar, como muchos de vosotros. Sin embargo, otros me encantan como “like a Bosch”. Son señal de una oferta completamente renovada, alejada de los tópicos de género o tradicionalidad de ese tipo de anuncios del hogar. Son una promesa de revolucionar también nuestra realidad más íntima, nuestros hogares.

Es más, cada vez tenemos más asistentes tecnológicos en casa, que empiezan a resultarnos cotidianos: Alexa, Ok Google, etc. El otro día, una amiga le decía a Ok Google: “ay, no te enfades”, cuando no supo que responder ante varias preguntas simultáneas. Nos reímos con ganas de su ocurrencia, pero eso no fue lo mejor, sino la respuesta: “perdona, siento haberte causado esa impresión, yo no me enfado. Soy una inteligencia artificial.” Seguimos riéndonos a carcajadas y le volvimos a preguntar: ¿Estás enfadada? Entonces nos desplegó sus variantes, para nuestra sorpresa:

Que va, Estoy entrenada para ser siempre positiva.”

“Que va, estoy fenomenal:”

“Yo, imposible… jajajjajaj.”

Son sólo pequeños ejemplos de cómo está cambiando nuestra vida a pasos agigantados, a raíz del virus disruptivo que simplemente aceleró lo que venía. Y… Superado lo peor de este cambio brusco en 2020, ¿por qué no enfocarte en tu disrupción 2021, la que te reconecta con la ilusión de renovarte?

En lo que respecta a la economía, todavía nos queda atravesar la travesía del desierto, como tantas otras veces en la historia de la humanidad, pero vale la pena quedarnos con lo mejor de esos dos mundos, con lo humano y lo tecnológico, poniendo la tecnología al servicio de la humanidad. ¿Todavía crees que no tendrás que reinventarte?

Experimentamos una disrupción de vida y quizá, sólo quizá, tu vida ya no volverá a ser igual y quizá, sólo quizá, hasta puedas conseguir mejorarla, tomar tus propias elecciones… Sobre todo, si nos enfocamos en preservar al máximo lo humano, lo personal y la humanidad.

¿Te animas a cambiar?

Etiquetas: , , ,

Publicar Comentario