Cosecha y agradece, que lo recibido nunca es poco

Comparto contigo mi artículo: “Cosecha y agradece, que lo recibido nunca es poco» de la revista Más Mujer Canarias de septiembre, la de la rentré y que además coincide con el primer aniversario de la revista, un excelente momento para el agradecimiento del que habla:

MMC, 5sep15. Pachamama

 

 

 

 

 

«Cosecha y agradece, que lo recibido nunca es poco»

En el mundo profesional se habla mucho de sembrar y sin embargo, no se hace demasiado énfasis en agradecer la cosecha. Agradecer es un acto fundamental para poder saborear plenamente las experiencias, incluso cuando se alejaron de lo esperado y tanto si nos sorprendieron en positivo como cuando nos aportaron un duro aprendizaje. Eso es para mí septiembre, un momento vital para iniciar nuevas etapas, un mes de agradecimiento y renovación, de libretas en blanco que colorear con todo un abanico de oportunidades.

Este otoño hará trece años del regreso de mi viaje iniciático por Latinoamérica, ése que tanto me cambió y en el que, entre muchas cosas, conocí la filosofía de la Pachamama, una creencia mitológica incaica que perdura con una fuerza inusual, sobre todo en el norte de Argentina y Bolivia: “el que no sabe agradecer lo que tiene, no merece nada”. Mama significa lo mismo que nuestro idioma y Pacha, aunque se ha traducido como Tierra, significa universo, mundo, espacio y tiempo. Es un ente que va más allá de lo físico, abarca la amplitud del conjunto y se integra en lo cotidiano.

En las culturas andinas, el día 1 de agosto de cada año se hace una ofrenda de agradecimiento a la Pachamama (challa). Es el fin de la época seca y a modo de tributo se le ofrecen los regalos de la cosecha anterior: las mejores comidas, chicha, vino, alcohol, coca y cigarros, con los que se le va alimentando la tierra y además, en cierta manera, se le pide permiso para abrirla y sembrarla de nuevo. Yo me he permitido trasladar la energía de este homenaje a septiembre, porque encaja a perfección con mi ciclo vital natural, ¿me acompañas?

  • Agradece: detente en cada vivencia. Tómate un momento para reflexionar en el último ciclo: vivencias, aprendizajes, éxitos y fracasos. ¿Qué hábitos te gustaría cambiar?
  • Visualiza: soñar es gratis. Activa tu potencial interiorizando tus deseos.
  • Nombra: creer es crear. Da nombre a tu sueño, estás dando el primer paso.
  • Espacio y tiempo: vacíate para poder llenarte. Libera espacio para convertir tu sueño en proyecto, incorpóralo a tus prioridades y ponle fecha.
  • Actúa y fluye: vive el presente. Adopta nuevos hábitos. Avanza sin pensar en obstáculos y si suceden, compénsalos.
  • Servicio a otros: recibes más de lo que das. Son los demás los que dan sentido a lo que haces y transcender tu realidad es garantía de éxito.

cambioyreinvencion

Publicar Comentario