Nuevo paradigma empresarial: confianza, creatividad y cooperación (1/2)

En este momento ávido de cambios, revoluciones y nuevas ideas, necesitamos más que nunca y con urgencia de la creatividad, la única garantía de sostenibilidad empresarial, personal y social.

Sin embargo, a pesar de ello y de que según Gary Hamel «el ser humano es creativo por naturaleza y ésa es una condición humana irrenunciable», muchas personas ejercen esa creatividad fuera del  entramado empresarial: redactan un blog, tocan rock, hacen bricolaje o la vuelcan en cualquier otra afición o manifestación artística.

G. Hamel es un reputado gurú estadounidense que ha encabezado durante tres años consecutivos el ranking anual de Excelencia Ejecutiva que realizan las revistas de economía, y ha sido designado por el Wall Street Journal y la revista Fortune como pensador experto y líder de estrategia empresarial a nivel mundial respectivamente. El pensador sostiene que ese mal uso de la creatividad se debe a la cultura de la desconfianza predominante, ya que las organizaciones continúan rigiéndose por estructuras jerárquicas que se enfocan en controlar más que en crear valor. Y en ese contexto, ser eficiente exige tal nivel de implicación que sólo los más motivados consiguen aportar ese valor. Por eso aconseja: «no desconfíe del empleado: crea en él o despídalo» porque la cultura de la desconfianza está abocada al fracaso empresarial, más tarde o más temprano.

Según el autor, el único camino posible es el de la creatividad, es decir: competir con innovación. Revolucionar la organización empresarial otorgando poder, confianza y libertad al equipo, liberando la creatividad reprimida y confiando que sabrá estar a la altura. Motivar y aprovechar las energías del equipo de forma horizontal y proporcionar a los profesionales las condiciones para que puedan rendir, lo que conecta mucho mejor con una organización más difusa y horizontal, en la que no se responde ante los superiores sino ante los colegas. Organizaciones más relacionadas con la cooperación que con el estatus, tal y como se experimenta en la red, donde fructiferan las wikieconomías, los wikipedias o el software abierto.

El entramado empresarial es uno de los motores del mundo, para que negarlo, por eso es urgente dotarlo de cooperación, sentido y consciencia. No obstante, no es el único motor. Gary Hamel no sólo aplica sus teorías al mundo de la empresa y al de los emprendedores, sino que también extiende sus razonamientos al mundo espiritual y personalmente, creo que también podría extenderse al ámbito de las ONGs, lo que las dotaría de sostenibilidad.

CONTINUARÁ

Etiquetas: , ,

Publicar Comentario