Kaa y Zen, un principio de dualidad

Siguiendo en el avance hacia el nombre de nuestro nuevo proyecto, os ofrezco una nueva entrada relacionada, que es la cuarta pista, casi explícita. Aparecen los dos elementos clave y sólo falta el nexo de unión, y el significado completo, que aparecerá en la próxima entrega.

Muchas veces nos debatimos entre elementos opuestos, sin darnos cuenta de la inmensa energía que supone acoger a ambos. De que hay momentos para “hacer” y para “no hacer” y en muchas ocasiones, es más difícil lo segundo.

Momentos…

Para la acción y la reflexión

el alma y la mente

el cuerpo y la metafísica.

Para el tiempo presente y la memoria

el desarrollo personal y la consciencia social

la consciencia de uno mismo y el inconsciente colectivo.

Para las actitudes y las aptitudes

la socialización y el mundo interior

el caos y el orden.

Para el propio camino y el camino compartido

elegir y reunir

la complementariedad y la unicidad.

Para la totalidad

La realidad auténtica surge de la capacidad de sumar más allá de las partes que componen una idea, al trascender los elementos, por importantes que sean individualmente, para liberar la totalidad.

Etiquetas:

2 Respuestas de "Kaa y Zen, un principio de dualidad"

  • Laura dice:
  • admin dice:
Publicar Comentario