¿Arte y filosofía? Una espiral ascendente (incluye vídeo) -C.G.Jung 4-

“Las dinámicas de la distancia me han hecho lo que soy“, dice Lee Ufan, artista y filósofo coreano trasnacional y posmoderno, en la exposición de su colección Marking Infinity” que tuve ocasión de disfrutar en el Guggenheim de NYC.

Ufan desde su perspectiva filosófico-creativa, marca la diferencia y muestra esa infinitud, con la propia luz que transmite y buena muestra de su conexión interna, inspirada e inspiradora, es el vídeo que os incluyo al final y algunas de sus reflexiones, que rescato a continuación para ti, por el puro placer de compartirlas y porque creo que conectan con cualquier tipo de proceso evolutivo personal y social:

“La acción expresiva empieza con un sentimiento de ruptura con la existencia. El deseo de eliminar esa brecha y llegar a fundirse con esa existencia, se transforma en deseo de concebir arte. Se prueban varias formas de expresión en la búsqueda de ese mundo existencial con sentido de unicidad, un mundo dónde lo que se ve, se siente y se piensa coincide con lo que existe.”

“Todas las cosas del Universo, comienzan en un punto y retornan a un punto. Un punto llama a un nuevo punto, y se convierte en una línea. Todo es una escena de conexión y dispersión de puntos y líneas. La existencia es un punto y la vida es una línea, por lo tanto yo también soy un punto y una línea.”

“La infinitud empieza en el Self  pero sólo se manifiesta en su totalidad cuando se conecta con algo más allá de él. No quiero representar al Self como tal, sino reconocer su existencia en relación con los otros y percibir el mundo como un lugar donde esa relación existe.”

Desde luego y tal como publicó el New York Times, existe una fina línea entre su estilo artístico y su filosofía, y su inspiración creativa parece su propia evolución existencial. La última frase que he traducido aquí, conecta con las teorías de Jung que sostienen que la meta de la vida es lograr el Self, un arquetipo que representa la trascendencia de los opuestos. No somos ni masculinos ni femeninos, sino ambos, y lo mismo pasa con el Yo y su sombra, con el bien y el mal, el consciente y el inconsciente, y definitivamente, con lo individual y lo colectivo -y la creación en su totalidad-.  De jóvenes nos inclinamos hacia el Yo y a las cosas triviales,  y a medida que maduramos, nos dirigimos hacia aspectos más profundos del Self, acercándonos a los demás y al mismo universo, desarrollando el Self y desprendiéndonos del Ego.

Hay una palabra que se refiere a este concepto de trascendencia de los opuestos y me gustaría compartir contigo: talidad, y he encontrado una referencia a “Pensamientos”, de El libro de la serenidad de Ramiro A. Calle que a mi modo de ver, lo describe muy bien. “La talidad va más allá de la burda máscara de la personalidad que nos hemos forjado para sobrevivir en el mundo, representa nuestra esencia que, a diferencia de la personalidad, no es adquirida, sino genuina. En la personalidad (Ego) no puede haber sosiego real, ni plenitud, sólo en la esencia o nuestra naturaleza original puede abrirse a un prometedor canal hacia la serenidad más plena. Mirarse no es analizarse o justificarse o recriminarse, sino tratar de verse como uno es y no como uno querría ser o los demás nos fuerzan ser. Mirarse interiormente es dialogar con nuestro yo real, pero sin palabras ni conceptos.”

Etiquetas: , ,

6 Respuestas de "¿Arte y filosofía? Una espiral ascendente (incluye vídeo) -C.G.Jung 4-"

  • Laura dice:
  • María-José dice:
  • Pilar dice:
  • María-José dice:
  • alena.collar dice:
  • María-José dice:
Publicar Comentario