La sologamia y el Día Internacional de la Mujer

sologamia y #diainternacionaldelamiujer

«Sologamia y Mujer», www.mjdunjo.com Photo by DESIGNECOLOGIST on Unsplash

¿Qué es la sologamia?

La sologamia es una tendencia creciente que surge en Japón y se ha convertido en todo un fenómeno mundial. Se hizo viral en 2017, cuando la BBC se hizo eco de la boda consigo misma de una mujer italiana, y ha cobrado una mayor difusión en nuestro país en 2021; entre otras cosas, a raíz de la película “La Boda de Rosa” de Icíar Bollaín, que acaba de ser galardonada con 8 nominaciones y 2 estatuillas en los Premios Goya.

Tiene mucho sentido traer la película a mi blog, espacio de #reinventionmood,  y más si cabe en el #diainternacionaldelamujer. La protagonista de la película lo cambia todo al pulsar el botón nuclear reforzando la idea de que nunca es tarde para dar un giro vital, iniciar una nueva andadura y experimentar el cambio que deseamos, algo que corroboro desde mi experiencia propia, que además ha sido reincidente. Se trata de una mujer que necesita reinventarse, que se ha olvidado de sí misma y avanza completamente desbordada por multitareas que, aunque desarrolla con amor, ni siquiera decide ella, ya que son los que le rodean los que mantienen su agenda bien repleta.

Se trata de una película hecha por mujeres, dedicada a las mujeres y reivindicativa de feminismo, con un enfoque alejado del egoísmo que tiene mucho más que ver con la propia autoestima. Trata sobre una mujer que necesita quererse más a sí misma, para poder reformular el sentimiento de amor hacia los que le rodean y hacia esa familia imperfecta, como casi todas, desde un lugar más sano y enriquecedor para todos.

Sologamia y mujer

En realidad, la sologamia no es una tendencia exclusiva de las mujeres y, de hecho, conozco a algunos hombres que también deberían reivindicarla. Son menos, eso sí. Tiene que ver con el compromiso con uno mismo, más allá de los planes que otros le hacen, aunque como mujeres, resulta obvio que todas necesitamos hacer esa reivindicación en algún momento de nuestras vidas, por seguir ocupando un rol en la sociedad que, en general, no deja demasiado espacio a la dedicación personal.

Sigue siendo necesario luchar por ese lugar, algo que refleja a la perfección la canción de Rozalén, en la banda sonora de la película:

“Llevo un tiempo que no descanso, que como poco, cuesta sonreír.

He pasado por el aro y he hecho cosas que no me hacen feliz.

Tengo la bandeja llena de peticiones, de mil favores y absolutamente nadie pregunta por mí.

Lo pienso y me enciendo un incienso, y despliego todo el arsenal de velas.

Me paro, respiro, sonrío, me fio, descorcho una botella.

Si elijo ser mi prioridad, no es cuestión de egoísmo, el tiempo de calidad parte dedicado uno mismo.

Y si no me sale del corazón, voy a aprender a decir que no.

Quien bien me quiere lo va a comprender, yo no nací solo para complacer.

Y si no me sale del corazón, voy a aprender a decir que no.

Si quiero mejorar el mundo, primero voy a mimarme yo ../..”

Publicar Comentario