¿Qué tienen en común Satori y Coliderazgo?

EQUIPO.Satori es una palabra japonesa que se utiliza en entornos deportivos, también aplicable al ámbito profesional y personal, sobre todo en contextos creativos y de equipo que requieren fomentar el liderazgo. Bajo esa premisa, aplica a todos en realidad.

Significa comprensión y se refiere a un estado de armonía entre cuerpo, mente y emociones en el que todo se hace posible. Alude a unos instantes de conexión y presencia plena en el que somos capaces de fluir con nosotros mismos, con los demás y con lo que sucede, consiguiendo resultados extraordinarios:

• La mente (cerebro) se concentra en el momento presente, sin distracciones.
• La emoción (corazón) está desprovista de tensión y es motivadora.
• El cuerpo (acción) está abierto a lo que sucede, relajado y lleno de energía a la vez.

Es una experiencia intuitiva que nos ofrece una nueva perspectiva sobre la realidad y transforma radicalmente todo lo que nos rodea. El observador se funde con lo observado y el problema con la solución, produciéndose un efecto liberador que a su vez provoca un fogonazo de conciencia. Es un estallido de inspiración que arroja luz sobre una cuestión que hasta el momento había estado en sombras o irresoluble.

Satori es esa especie de destello que sintió Arquímedes cuando estaba relajado en su bañera y de pronto visualizó la solución al reto intelectual que le ocupaba desde hacía tiempo, una revelación que se convirtió en uno de los principios fundamentales de la Física. Fue entonces cuando salió corriendo desnudo a la calle para festejarlo con su célebre ¡eureka! (¡lo he descubierto!). Una sensación similar a la que relataba Bill Russell en sus Memorias (el máximo exponente de los Boston Celtics de la NBA, cuando consiguió ganar 11 campeonatos en 13 años). En ellas, el jugador explicaba que en ocasiones el juego trascendía a los aspectos físicos e incluso mentales, convirtiéndose en algo mágico. Una sensación difícil de describir, que aumentaba el rendimiento y producía un efecto liberador. Algo que elevaba el juego a otro nivel, aunque no se podía activar de forma voluntaria. Era una sensación que duraba entre cinco y quince minutos, y resultaba palpable para él, para su equipo e incluso para los miembros del equipo contrario y los árbitros.

De esta sensación de conexión cuerpo-mente-emoción en el ámbito empresarial nos habla “la Teoría-U, liderando desde el futuro que emerge, recientemente publicada en castellano por la Editorial Eleftheria, cuyo autor es Otto Scharmer, profesor titular del MIT de Boston y confundador del Presencing Institute. Es un libro que nos invita a ver el mundo de una nueva manera y al hacerlo, descubrir un enfoque revolucionario de liderazgo. Teoría-U propone que la calidad de los resultados que creamos en cualquier sistema social es en función de la calidad de la conciencia y la atención desde la que operan los participantes del mismo. Desde su concepción, la Teoría-U ha llegado a extenderse de tres maneras principales: en primer lugar como marco; en segundo, como método para liderar el cambio profundo; y tercero, como forma de ser que conecta los aspectos más elevados de nuestro auténtico Yo. Teoría-U ofrece un modelo práctico que permite a dirigentes y a organizaciones enteras cambiar su conciencia, conectar con el mejor futuro posible y obtener la capacidad para realizarlo. Sobre esta teoría, encontrarás cuatro artículos adicionales en este blog que te invito a leer: Teoría-U (introducción).

Para acabar de ilustrar el concepto satori, me gustaría compartir contigo un ejemplo cercano que probablemente recuerdes. El vídeo de Andrés Iniesta y el equipo español completo, durante los minutos antes de marcar su gol del Mundial de Sudáfrica de 2010, el gol de todos. En mi opinión, un claro ejemplo del concepto que ojalá pudiéramos recrear a voluntad en nuestra vida personal y profesional cotidiana.

Etiquetas: , , , , , ,

Publicar Comentario