¿Trabajo y felicidad? Enfócate en el dharma

FELICIDAD Y TRABAJOEl lunes me desperté sobresaltada por el teléfono y me invadió una sensación de urgencia, como si pasara algo o llegara tarde a algún lugar. Al constatar que no sólo no era así, sino que además era muy temprano, recordé otros momentos profesionales y personales, algunos mejores y otros no tan buenos, algunos que disfruté mucho y otros que fueron más difíciles, aunque casi siempre con bastante estrés.

Entonces sentí gratitud hacia la vida, hacia lo bueno y lo no tan bueno, y en especial hacia la vocación que se manifestó hace ya algún tiempo. Le di gracias a esa pasión y propósito que me sostienen en el presente, pase lo que pase, desapegada del pasado y sin más expectativa sobre futuros inciertos que la de poder seguir sabiendo fluir con los cambios que tengan que darse y continuar creciendoEntonces pensé que “esto debe ser la felicidad”, más allá de las miles circunstancias externas que seguirán coloreando la la vida y configurando su arcoíris.

La clave está en la conexión con el propósito de vida, que se denomina dharma en sánscrito (en una de las múltiples acepciones de la palabra). Se trata de un don singular o talento especial que todos tenemos, que es singular también en su expresión y que puesto al servicio de los demás nos conecta con nuestra esencia, proporcionándonos una sensación expansiva y de plenitud.

Decía Khalil Gibran en “El Profeta”:

Sobre qué es trabajar: “avanzar al ritmo de la Tierra y su alma, ya que permanecer ocioso supone alejarse de las estaciones y salir del cortejo de la vida. Al trabajar eres como una flauta que convierte el murmullo de las horas en música. Amar la vida a través del trabajo es conectar con su secreto más íntimo”.

Y ¿qué es trabajar con amor? “Es tejer la tela con hilos sacados del corazón, como si la tela tuviera que vestir a nuestro ser más amado. Es construir una casa con cariño, para que éste pueda habitarla. Es sembrar con ternura y cosechar con alegría, como si el fruto fuera para ese ser. Es poner un soplo de tu espíritu en todas las cosas a las que das forma.”

Y dice Deepak Chopra en “las siete leyes espirituales del éxito”: “cuando la expresión creativa de tu talento se corresponda con ciertas necesidades de la naturaleza o de los demás, aparecerá la magia que genera la abundancia. Por lo tanto, es preciso que te enfoques en ello y adquieras tres niveles de compromiso: descubrir tu esencia (más allá del ego), expresar tu talento singular y volcarte en disfrutarlo (conocimiento atemporal) y por último, poner ese talento al servicio de los demás, en consonancia con el propio deseo de ayudar (abundancia permanente).”

La clave está en preguntarte ¿cómo puedo ayudar? y no ¿qué gano yo? Muchas veces nuestras relaciones tienen problemas por la expectativa de recibir lo mismo que damos, pero no se trata de una cuestión de equidad, ni es posible medir lo que das en una relación, porque entonces se desvirtúa la voluntad de ayudar. Lo que si es preciso es que tu talento conecte con las necesidades ajenas, para que la magia aparezca y para que la expresión de ese talento no resulte estéril, al conectar así con tu propósito de vida.

Etiquetas: , , , ,

2 Respuestas de "¿Trabajo y felicidad? Enfócate en el dharma"

  • José Gutiérrez dice:
  • María-José dice:
Publicar Comentario