¿Casualidad o Causalidad? SINCRONICIDAD (©20) -C.G.Jung 6-

sincronicidad

Sincronicidad es una de las palabras que incluyo en la lista de Conceptos de Reinvención de mi novela Pasaporte a la Reinvención y me ha pasado algo muy curioso cuando me disponía a escribir este artículo sobre su significado: ha aparecido una especie de efecto mágico que me lo ha hecho muy fácil. De pronto han venido a mi mente dos aliados inesperados, como para ayudarme a abordar su significado ¿sincroníaEl primero es la letra de una canción, una fuente de inspiración recurrente para mí, y el segundo, una de las líneas temáticas de este blog: las cápsulas de C. G. Jung (ésta será la 6).

La referencia musical es Synchronicity de The Police que hace una buena descripción del concepto:

Un principio de conexión, vinculado a lo invisible, casi imperceptible.

Algo inexplicable, ciencia no susceptible.

Espíritu universal, si actúas como piensas. El eslabón perdido. Sincronicidad.

Es tan profundo, es tan amplio. Tú estás dentro. Sincronicidad.

Efecto sin causa, leyes sub-atómicas. Pausa científica. Sincronicidad.

Sincronía o Sincronicidad es un término acuñado por el psicólogo C. G. Jung que se refiere a la ocurrencia simultánea de dos hechos sin relación causa-efecto, relacionados por su significado. A través de el principio de sincronicidad, Jung establece que existen conexiones no causales entre personas, lugares y objetos distantes en el mundo y que ciertos fenómenos se vinculan por su significado. Por ejemplo, una persona constata que una imagen mental suya, netamente subjetiva, se refleja en un evento físico externo sin relación causal con dicha imagen. En términos del psicólogo, habría concordancia de significado entre la imagen mental y el fenómeno físico, definiendo así sincronicidad como “concordancia significativa acausal”.

El principio de Jung ha obtenido gran aceptación en la ciencia contemporánea, a raíz del respaldo experimental del teorema de Bell (las partículas subatómicas permanecen conectadas de forma acausal, aún cuando estén muy separadas en el espacio) y se trata de un concepto que ha logrado una fuerte difusión a nivel metafísico y mediático, a través de libros como Las Nueve Revelaciones de James Redfield, que relata la importancia de identificar las señales a través de episodios de sincronía, El Alquimista de Paulo Coelho, que nos inspira a conectar con el todo que representa el Universo o The Secret de Rhonda Byrne, que vincula el principio aquí descrito con la Ley de Atracción, que posibilita que todo aquello en lo que concentras la atención se expanda, sea alimentado y finalmente atraído.

La sincronicidad es la fuente inspiradora de todos estos escritos, que han sido a su vez fuente de inspiración para muchos, ya que de una forma más o menos rigurosa, nos acercan a un concepto clave que invita a salir del estancamiento y pasar de deseo a la acción, consiguiendo avanzar hacia lo que deseamos. Por eso, creas o no creas este principio, te animo a considerar la frase de Goethe: “¡En el momento en que te comprometes de verdad, la Providencia también actúa!” y también te animo a recordar que la diferencia entre un deseo y un objetivo, sólo está en el compromiso.

Pon todos tus sentidos en ese compromiso con tu objetivo: Visualiza, sincroniza y… ¡Haz que suceda!

¿Te interesa conocer el Proceso de Transición completo? Haz clic aquí: Cambio y Reinvención Profesional.

Etiquetas: , , ,

Publicar Comentario