¿Insistes o perseveras? (PERSEVERANCIA, ©14)

Perseveracia, mjdunjo.com

La perseverancia es una cualidad fundamental para alcanzar cualquier propósito y no sólo se refiere a insistir. Además de esfuerzo, requiere flexibilidad, la suficiente para probar nuevos caminos y formas de actuar, y la necesaria para desapegarse de lo que ya no funciona, que nos arrastraría por el camino marcado por la cara negativa de la insistencia -el de la pura obstinación.

Hace ya ocho años, descubrí una historia respecto a la perseverancia que me animó en mi reinvención profesional, tanto que me ha acompañado desde entonces (y forma incluso parte del cuadro de la portada de mi novela Pasaporte a la Reinvención). Me sigue ayudando a re-conectarme con mi esencia cuando lo necesito, por eso, os invito a leerla y escucharla a continuación: “el bambú japonés”

Me acuerdo de él cada vez que tengo que apostar por un cambio en mi vida (como el de hace tres años, cuando inicié este blog) y con aquellas personas que han sido relevantes en ella, aunque ya no estén conmigo. Por eso, el cuadro testimonial que ilustra la portada de “Pasaporte a la Reinvención” lo incluye, con un haiku sobreimpreso en japonés que así lo sugiere:

Haiku -Un alimento. Primaveral de vida. Tu gran sonrisa-

“Jinsei no haru wo ouka, manmen no egao.”

“Un alimento

primaveral, de vida.

Tu gran sonrisa.”

La insistencia, el esfuerzo y la tenacidad, son cualidades muy próximas a la perseverancia pero, llevadas al extremo, nos pueden abocar a una ruta carente de sentido sin las claves fundamentales de nuestro propósito de vida, lo que nos acabaría alejando del camino deseado por falta de perspectiva o variación de nuestras circunstancias.

Mucho después de la historia del bambú, aprendí que en este siglo que nos ha tocado vivir es importante saberse rodear de personas en quién confiar, que sepamos que no nos dejarán caer. Perseverar, preservar nuestros sueños y relacionarnos con otros para sumar. Por eso, os invito a leer también la historia de la secuoya.

Primero propósito, segundo perseverancia, y tercero esfuerzo y buenas relaciones, siempre alineadas con nuestra esencia que forma parte de ese propósito inicial. Sin dejarnos desanimar por las personas que no creen en nuestros sueños, preservándolos, relacionándonos y eligiendo creer para así poder crear.

Al escribir este post, me he dado cuenta de que la forma de entender la perseverancia también ha ido evolucionando en mi vida profesional.  La perseverancia es mucho más que insistencia: es flexible, abstracta y fluye con ligereza. Está vinculada al propósito interno y no tanto a objetivos cerrados, ¡y es entonces cuando todo cobra sentido!

Por eso, en la etapa que estoy viviendo ahora de regreso a mis raíces me apetece hacer una tercera referencia botánica. ¡Espero que la disfrutéis!

 

¿Te interesa conocer el Proceso de Transición completo? Haz clic aquí: Cambio y Reinvención Profesional.

Etiquetas: , , ,

2 Respuestas de "¿Insistes o perseveras? (PERSEVERANCIA, ©14)"

  • Beatriz Noya dice:
  • María-José dice:
Publicar Comentario