¿Desde dónde lideras? Y la Escucha Generativa (Teoría-U, 2ª parte)

¿Por qué tantos intentos de avanzar con respecto a los retos de nuestro tiempo fracasan? ¿Por qué nos sentimos atascados?

Nuestro tiempo demanda una perspectiva renovada y un liderazgo colectivo -a la vez consciente, intencionado y estratégico (coliderazgo). Según la Teoría U de Otto Scharmer, la razón de nuestro fracaso colectivo es el desconocimiento de esa dimensión profunda del liderazgo y del cambio transformador. Un punto ciego que no sólo aparece en nuestra forma de liderazgo colectivo, sino también en la de interacción social y de convivencia diaria.

Dos líderes en la misma circunstancia, haciendo exactamente lo mismo, pueden lograr resultados completamente diferentes dependiendo del espacio interno desde el que operan. Lo mismo sucede por ejemplo, con los deportistas, aunque en ese caso existen estudios que relacionan lo que sucede en la mente e imaginación de un atleta (dimensión interna) con sus resultados, lo que ha hecho posible utilizar prácticas especialmente concebidas para mejorar el desempeño deportivo “desde el interior”. Sin embargo, se conoce muy poco sobre la naturaleza de esa dimensión interna para los líderes o sobre las técnicas que mejorarían su desempeño desde ese lugar.

Trascender ese punto ciego supone en esencia, modificar la forma en que prestamos atención a una situación y respondemos ante la misma, lo que requiere previamente reconocer los hábitos de atención que utilizamos, algo que la mayoría de los líderes son incapaces de identificar y menos aún, de cambiar. Un liderazgo de éxito dependerá de la calidad de atención, así como de la intención que el líder concede a cada situación, y por lo tanto, del espacio interior desde el que ejerce su liderazgo, lo que determinará los hábitos estructurales bajo los que sus equipos u organizaciones prestan atención y reaccionan.

Otto Scharmer, recomienda en primer lugar reducir la velocidad (o bajar el ritmo) para incidir sobre el tipo de escucha que utilizamos y poder entender de forma amplia, recogiendo en su Modelo-U los siguientes tipos de escucha:

1.     Descarga: “Si, eso ya lo sé.” 

Estás en modo descarga cuando todo te reconfirma lo que ya sabes, y por lo tanto tus juicios habituales de escucha.

2.     Hechos: “Ohh, ¡Mira eso!”

Estás en modo hechos cuando te enfocas únicamente en objetos o hechos, en datos novedosos o falsos. Se apaga entonces la voz de juicio para identificar a través del interlocutor, información diferente a la que se conocía. Esta es la escucha básica que utiliza método científico.

3.     Empática: “Sí, sé exactamente cómo te sientes”.

El modo empático forma parte de un diálogo real en el que prestamos cuidadosa atención, experimentando un cambio profundo en el origen de nuestra escucha. Nos movemos desde la observación del mundo objetivo de las cosas, los números y los hechos (“mundo-cosa”) hacia el que nos permite sentir la historia de un ser vivo en evolución (“mundo-persona”).

A veces decimos “sé cómo te sientes” pero la palabra “sé” no sería la correcta, para sentirse cómo otra persona se necesita un corazón abierto y sólo él, nos proporciona la empatía de conectar directamente con ese otro ser desde adentro. Cuando esto sucede, sentimos un cambio profundo ya que entramos a un nuevo territorio en la relación, olvidando nuestra agenda personal y empezando a contemplar el mundo a través de los ojos de esa otra persona.

4. Generativa: “No puedo expresar lo que siento en palabras. Todo mi ser entiende y me siento tranquilo y presente, más como soy en realidad.”

Este modo de escucha nos conecta con una esfera aún más profunda de lo que emerge y es lo que se conoce como “escucha generativa”, ya que actúa desde el campo emergente de posibilidades futuras. Este nivel de escucha requiere que accedamos no sólo a nuestro corazón abierto, sino también a nuestra intención abierta –nuestra capacidad de conectarnos con las más altas posibilidades futuras que puedan emerger-. Ya no buscamos algo afuera, no sentimos empatía por alguien frente a nosotros. Estamos en un estado alterado, de “comunión” o “gracia”, que nos potencia para crear el futuro que deseamos.

En síntesis, al escuchar en modo descarga (1) sólo reconfirmamos lo que sabemos y enjuiciamos, usando expresiones como: ¡otra vez lo mismo! Sin embargo, al utilizar el modo hechos (2) nos atrevemos a cuestionar lo que sabemos e incorporarle una nueva perspectiva: ¡qué diferente lo veo hoy! En cuanto a la escucha en modo empático (3), nos permite redireccionar la perspectiva que tenemos sobre una situación a través de los ojos de otra persona: ¡ahora entiendo cómo te sientes! Y por último, cuando utilizamos el modo de escucha generativo (4), nos transformarnos, convirtiéndonos al final de la conversación en alguien diferente. Un cambio sutil y profundo tiene lugar, conectándonos con la esencia de el conocimiento, la mejor posibilidad futura y el Ser.

CONTINUARÁ (Teoría-U, 3ªparte)

ANTERIOR (Teoría-U, 1ªparte)

Etiquetas: , , ,

Publicar Comentario