Del bambú a la secuoya (“Contra la cultura del Subsidio” de Marc Vidal)

Marc Vidal se definió como un emprendedor compulsivo en una de las conferencias a las que asistí. Es autor de diversos libros, entre ellos uno que se titula “Contra la cultura del Subsidio” -la microburgesía del low cost y su escasa iniciativa empresarial-“. Un título que habla por si mismo y anima a seguir profundizando en su perspectiva, la de alguien que entiende los mecanismos de la nueva economía y ha sabido actuar en base a los nuevos parámetros que ésta requiere, y comunicarlos con nitidez.

El autor sostiene que la crisis se acabó y que ahora lo que se requiere es un cambio del enfoque empresarial, para adaptarse a la nueva economía. Venimos de un modelo económico providencial y benefactor, que ha caducado y que genera individuos que no están acostumbrados a pensar por sí mismos, empresarialmente hablando. Para avanzar, es necesario entender el nuevo escenario que introduciré con una de las varias historias con que el autor nos obsequió en su conferencia, la del crecimiento de la secuoya”:

La imagen visual de la nueva economía sería la de un bosque de secuoyas, ya que como él, se caracteriza por un hecho diferencial significativo, que es trabajar en red, lo que no sólo significa en La Red. La secuoya es un tipo de árbol muy peculiar que crece muy alto y llega a alcanzar más de 100 metros de altura. Sin embargo, sus raíces no llegan a más de un metro de profundidad: ¿como pueden entonces sostener esa altura?  La respuesta es muy simple, lo hacen unas enlazadas a las otras.

Dentro de la naturaleza botánica del planeta, la única manera de que un árbol llegue a los 100 metros de altura con tan limitadas raices es que lo haga en grupo. No verás nunca sola a una secuoya de más de 30 metros, para superarlos debe entrar a formar parte de un bosque, y ese hecho es el que le va a permitir superar esa cota. Se trata de un tipo de bosque que se “autosostiene”, en el sentido de que cuando un árbol cae, lo levanta el propio bosque, lo aguanta y ayuda a subir durante unos años, de modo que todos puedan alcanzar esos 100 metros de altura. Es decir, la nueva economía utiliza el trabajo en red: no necesariamente a través de Internet sino del nuestra capacidad de crear “comunidades económicas” gracias a las que, si somos capaces de ayudarnos, alcanzaremos mayor altura.

Con esta introducción en mente, resulta más fácil entender los hechos que Marc Vidal fue evidenciando, basándose en sus propias experiencias empresariales de éxito y fracaso. Os ofrezco aquí una pequeña síntesis de su visión de la nueva economía, a través de una lista de hechos constatados por él:

  • Propiedad emergente: no es lo que tienes, es lo que compartes. Pensar en común no requiere estar en el mismo lugar, para compensarlo está wiki, google docs… Y esa forma de transmitir y propagar la información, actúa como factor multiplicativo de la creatividad.
  • Los emprendedores digitales, tienen una nueva forma de entender la vida y el trabajo, muy apoyada en las redes a las que pertenecen. No necesitan saber de todo, sino que se saben apoyar en quién domina cada tema.
  • Se puede actuar en desorden aparente sin dejar de funcionar eficientemente y sin colapsar. Simbiosis entre Global y Local, GLOCAL.
  • Se puede aprender sobre el cliente y proponerle algo que ni siquiera él sabe todavía que es justo lo que está buscando.
  • Internet gestiona la pérdida de memoria social. Mentorización por acceso a la memoria colectiva.
  • Ya no se montan empresas para que sean rentables, sino que hay empresas que sólo son rentables dentro de otras.
  • Aprendizaje invisible: se aprende mientras las cosas suceden, no antes, muchas de las mejores empresas actuales, ni siquiera existían en el año 2000.
  • Economía gratuita e innovación transparente: hay que saber ofrecer sin coste, porque el negocio no está en esa transacción, sino en otros servicios que vendrán después y requiere de esa confianza inicial.
  • Identidad aumentada y disminuida.
  • Economía relacional.

Llegados a este punto, se me ocurre una idea muy simple que transmite la esencia de este cambio de escenario que estamos viviendo: hemos pasado de una época bambú, en la que nos podíamos permitir mucho tiempo para desarrollar raíces y luego crecer vertiginosamente, a un tiempo secuoya, en la que los demás nos permiten crecer con mucho más dinamismo y celeridad. ¡Cocreemos ese futuro colaborativo!

Etiquetas: , ,

6 Respuestas de "Del bambú a la secuoya (“Contra la cultura del Subsidio” de Marc Vidal)"

  • Pedro dice:
  • María-José dice:
  • laura dice:
  • María-José dice:
  • José Antonio dice:
  • María-José dice:
Publicar Comentario